¿Qué es exactamente un Servicio de Escort?

      No hay comentarios en ¿Qué es exactamente un Servicio de Escort?

Las películas y la televisión representan a las prostitutas de manera limitada y poco realista, sobre todo en detrimento de las mujeres. Ahí está la drogadicta de pie en una esquina oscura y peligrosa con un proxeneta negro que la golpea escondiéndose en las sombras. Luego está la puta que habita en un burdel victoriano gigante donde un tipo toca el piano en el salón y las mujeres son esclavas de una señora obesa y odian secretamente su trabajo y a sus clientes.

Las acompañantes son mujeres como cualquier otra. Cuanto más amable eres con ella, más se divierten los dos, dan a los hombres la oportunidad de practicar y convertirse en un mejor compañero para cuando llegue el momento «correcto».

Pueden existir situaciones estereotipadas negativas, pero no son el panorama completo. En un intento de fomentar un falso sentido de «drama», los medios de entretenimiento y noticias casi nunca dan un sesgo positivo a la prostitución y, por alguna razón, rara vez presentan imágenes de los servicios de acompañantes. Una de las razones puede ser que hay muy poco «drama» en un servicio de acompañantes. Es simplemente un negocio.

El uso de un servicio de acompañantes significa que usted está tratando con una agencia, como cualquier otra agencia de servicios. Usted llama y hace arreglos para tener compañía, y una mujer viene a su casa o habitación de motel y pasa tiempo con usted en su espacio. Tienes la ventaja de no tener que ir a ninguna parte y de estar en tu propia casa, o donde estés más cómodo, o en tu habitación de motel si estás en un viaje de negocios o estás casado y no puedes hacerlo en casa. Es así de simple.

Hoy en día hay muchas “escorts independientes” que trabajan para sí mismas y se anuncian en la web. Algunas de ellas tienen sus propios sitios web. Por lo general, se anuncian en sitios de anuncios para adultos como Skokka, donde redactan el anuncio de una manera que, si usted presta atención, están buscando una relación de pago. Lo mejor sería recomendaros los sitios de citas para adultos más grandes, como la anteriormente mencionada Skokka, porque cuantas más mujeres haya en el sitio, más tendrás para elegir en tu área.

Así que empecemos por el principio. Tal vez nunca has llamado a un servicio de acompañantes antes, o tal vez lo has hecho, pero no lo has pasado bien. Lo que esperamos hacer aquí es darte una guía paso a paso, diciéndote exactamente qué hacer para que puedas sacar el máximo provecho de tu experiencia.

¿Por qué utilizar un sevicio de Escort?

Los servicios de acompañantes ofrecen una variedad escorts, desde alguien con quien hablar hasta alguien con quien tener relaciones sexuales. Las mujeres que trabajan para estas agencias se ganan la vida en sus trabajos como lo hacen las mujeres que tienen otros trabajos. Así que, sí, lo hacen por dinero. Pero eso es sólo su ocupación. Cuando contratas a un mecánico para que arregle su auto, el mecánico también lo hace por dinero. Es la misma cosa. Su mecánico también puede ser su amigo y puede disfrutar trabajando en su auto porque usted es un buen cliente. El mismo tipo de relación se puede establecer con su acompañante. Si te conviertes en un «regular», llegareis a conoceros y a saber qué es lo que os gusta hacer juntos, y lo disfrutarás más.

Como cualquier otra profesión, la mayoría de las mujeres que trabajan como escorts disfrutan de su trabajo. Aunque la situación varía según la persona, hay muchas mujeres que lo hacen porque realmente les gusta el sexo. Pero algunos clientes son mejores que otros y en este artículo vamos a enseñaros a cómo ser un buen cliente, un cliente con el que cualquier escort espera estar. Y no, no tienes que ser guapo o estar en buena forma para complacer a una acompañante. Todo lo que tienes que hacer es saber cómo tratar bien a una mujer, y eso precisamente es lo que os vamos a intentar enseñar aquí.

Pagar por una relación no significa que seas un perdedor. Hay una serie de ventajas que vale la pena considerar y tener muy en cuenta.

Muchos hombres tienen una verdadera barrera mental al tener que «pagar por ello». Esta es una barrera artificial porque no hay nada malo en pagar por el sexo, y hay muchas ventajas al hacerlo. Pagar por ello no te hace menos hombre. De hecho, si nunca has probado las acompañantes antes, te darás cuenta de que la experiencia es probablemente diferente de lo que te han hecho pensar que es. Y cuando te des cuenta de cómo funciona realmente, lo verás bajo una luz muy diferente.

El sexo gratis no es realmente gratis. Para conseguir que una mujer tenga sexo gratis contigo, tienes que encontrar a alguien que se sienta atraído por ti y quiera tener sexo contigo, y para la mayoría de nosotros, esto requiere mucho trabajo.

Si después de una aventura de una noche has tenido sexo con una “extraña”, lamento decirte que habría sido del mismo modo que si hubieras llamado a una acompañante. La mujer con la que te acuestas para una aventura de una noche esta tan pendiente de satisfacerte, ella sólo está cachonda y tú sólo eres un proveedor de penes. Si quieres seguir viéndola, tendrás que desarrollar algún tipo de relación con ella.

Es entonces cuando, si empiezas una relación, te encuentras con uno de los mayores problemas del sexo gratis: ambos tienen que quererlo al mismo tiempo. No puedes conseguirlo cuando quieres. Y luego tienes que lidiar con los «a dónde va esta relación» y cómo te sientes acerca de la monogamia y el matrimonio. Luego está la cuestión de tratar con sus amigos, su familia, su abogado, su religión, sus hábitos de gasto, sus preferencias televisivas, sus estados de ánimo, su psiquiatra, su astrólogo… y tratar de adaptarse a los hábitos de aseo de cada uno, los gustos musicales, el dinero, la propiedad, los niños, las mascotas, los ex-amantes, los celos… todo esto cuando todo lo único que realmente querías era tener sexo.

Las escorts también son útiles después de un divorcio u otra forma de pérdida emocional personal. Puedes contarle a las acompañantes secretos personales que nunca le contarías ni a tus amigos más cercanos.

Tal vez, después de un divorcio como os decimos, estás buscando una nueva relación permanente, te sientes muy solo y quieres que ese alguien especial aparezca para que puedas tener hijos y vivir feliz para siempre… todo eso está muy bien. El problema es que no te has acostado en tanto tiempo que cuando sales en una cita no puedes controlarte y llegas demasiado rápido. Esto estropea las cosas y te rechazan y la próxima vez estás mucho más hambriento de amor y deprimido. Una acompañante o un servicio de escort, puede ayudarte a romper el ciclo de rechazo. Te acuestas con alguien unas cuantas veces, te sientes mejor contigo mismo, y cuando sales en la cita no sientes que tienes que acostarte con alguien, puedes tomarte el tiempo para dejar que la relación se desarrolle y tener una mejor oportunidad de encontrar el «verdadero amor». Y además puede que incluso hayas aprendido algunos trucos que te hagan un mejor amante y contribuyan a la relación.

Cuando estás con una acompañante, vas a tener sexo. No tienes que preocuparte por el «y si» porque eso ya no es un problema. No tienes que lidiar con todas las otras tonterías porque eso no es parte del paquete. Y estar con una acompañante no significa que tengas que renunciar al sexo libre o perseguir una relación. De hecho, estar con una acompañante puede mejorar tu vida de manera que consigas más “sexo gratis”, tendrás mejor sexo e incluso te sentirás tan atractivo que las mujeres se fijarán en ti, es por seguro que aumentará tus probabilidades de encontrar ese amor verdadero, si eso es lo que está buscando.

Muchas acompañantes han aprendido y pueden enseñarte técnicas sexuales avanzadas. Están abiertos a responder preguntas sobre las mujeres que la mayoría de la gente no discute, pueden ayudarte a afinar tus habilidades sexuales.

Una vez que superes la barrera de «pagar por ello», te darás cuenta de que es realmente una ganga. Lo que obtienes es buen sexo con una mujer que generalmente es mucho mejor que la mujer «civil» promedio, sin el costo y las complicaciones del sexo gratis. Estas mujeres han estado con muchos hombres y saben cosas sobre el sexo que se pueden aprender. Si hablas con la mayoría de las profesionales, te dirán que el hombre promedio no tiene ni idea de lo que quieren las mujeres. Y si estás dispuesto a dejar tu ego a un lado y aprender, estas mujeres pueden enseñarte cosas que impresionarán a las mujeres “promedio”. Por lo tanto, estar con una escort es una gran oportunidad para afinar tu estilo.

Tal vez te has divorciado o te han dejado, y estás sufriendo, y necesitas a alguien con quien estar. Estar con una acompañante es una gran manera de recuperarse de una relación perdida. No, no es lo mismo que «amor verdadero», pero puede hacer que te sientas mucho mejor contigo mismo y ayudarte a recuperar tu confianza para que vuelvas a ser funcional y atractivo para las mujeres. A las mujeres les gustan los hombres que tienen confianza en sí mismos y les repugnan los hombres sexualmente necesitados. Es por eso por lo que, cuando más desesperado por tener sexo estás, las mujeres no quieren estar contigo. Y es ahí donde los servicios de acompañantes juegan un papel importante en la sociedad. Ayudan a los hombres que necesitan tener sexo, a tener sexo. Y estos hombres son mucho mejores por ello.

La comodidad es otra gran ventaja de las acompañantes. Cuando quiero tener sexo, lo quiero ahora. Con las acompañantes puedo hacer una llamada telefónica y tener relaciones sexuales en aproximadamente una hora con una gran variedad de mujeres diferentes a elegir. Puedo elegir a una mujer que se adapte a mi estado de ánimo, algo que definitivamente, no puedes hacer en una relación.

Ahora bien, vamos a hablar sobre la «variedad». Esto no es sólo una cuestión de cómo son las mujeres, se trata de personalidad y estilo. A veces preferiréis una acompañante que te de sexo lento y romántico con muchos besos, palabras dulces y afecto, pero a veces puede que os apetezca el sexo caliente, erótico, instinto animal y otra acompañante es mejor en eso. A veces estoy de humor para alguien que es simplemente guapa, a veces quiero tener una buena conversación y a veces no quiero tenerla. Diferentes mujeres para diferentes estados de ánimo, y las llamadas “escorts” ofrecen esta opción.

Tener sexo cuando quieras, con quien quieras y donde quieras. Por todo esto, vale bien la pena pagar por ello, ¿no?. Es como pedir pizza a domicilio, estás pagando “extra” por conveniencia y servicio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *